viernes, 10 de abril de 2015

El video 'Ghosttown': una obra de arte en 35 mm



En mi reseña del disco Rebel Heart para Summamagna, especifiqué que Ghosttown era uno de los mejores tracks del disco y que además de la calidad del video dependería mucho el éxito del sencillo. Pues bien, la canción, cuyo trabajo vocal fue comparado por Amy Pettifer (The Quietus) con el de su ídolo Karen Carpenter, ya tiene su propio corto musical. Luego de su estreno este miércoles 8 de abril, veo que afortunadamente no me equivoqué. Aún más: rebasó todas mis expectativas.

Madonna siempre se caracterizó por filmar videos icónicos, majestuosos y perfectamente elaborados, desde los 80s. Tal vez algunos critiquen sus primeros trabajos, pero aún desde el inicio muchos de sus clips presumían de gran presupuesto, creatividad y producción. Entre ellos Material Girl y Open Your Heart. Algunos otros cumplieron su cometido y llenaron la cultura pop de imágenes que ahora son clásicas: Borderline, Like a Virgin, True Blue y Who's That Girl.

Con el paso del tiempo su propuesta en video evolucionó como nadie se imaginó y nos regaló obras como Like a Prayer, Vogue, Express Yourself y Justify my Love. Posteriormente el cénit de su videografía sería alcanzado con Bedtime Story y Frozen. Ya entrado el siglo XXI, otras obras divertidas y muy bien realizadas como Music y Don't Tell Me se sumarían a su extenso catálogo.

Pero a pesar de algunas honrosas excepciones a partir del 2002 (American Life, la principal), sentí que Madonna descuidó bastante esta parte de su carrera. Muchos grandes singles fueron desperdiciados con videos regulares. Tendré que sincerarme, ya que entre ellos están Get Together y Jump.

Y cuando parecía que ya había pasado lo mejor, la diva de divas vuelve a sorprendernos. Ghosttown, dirigido por Jonas Akerlund (Ray of Light, American Life) ejemplifica la letra de la canción a la perfección. En lugar de optar por sorpresas hechas al vapor en cualquier estudio, director y protagonista se dan la tarea de narrar visualmente el guión.

Ghosttown muestra a una muy hermosa Madonna sobreviviendo a un desastre apocalíptico, quien llora ante la fotografía de su madre, en una escena acertada y cautivadora. Luego de percatarse que está sola, comienza a vagar, como si se tratara del fantasma más encantador en la historia del pop. Juega a solas, se enfurece, llora y se da cuenta que aparentemente ya no hay nadie alrededor. Pero más adelante, su coquetería la salva de morir aniquilada por un Terrence Howard, también sobreviviente.

Es irónico que el actor aparezca, porque aún recuerdo una broma muy pesada que hizo de la famosa cantante hace una década, justo cuando acababa de salir el álbum Confessions On a Dance Floor ("no sé si está bailando o no se puede ya levantar del piso" dijo refiriéndose a una escena de Hung Up). En esta ocasión se reconcilia por doble partida con Madonna luego de bailar un tango (¿referencia a Evita, quizás?) en medio de un escenario de destrucción y muerte, pero a la vez con un dejo de amor y esperanza. Terrence la sujeta del cuello agresivamente al final, pero se rinde finalmente a la posibilidad de sobrevivir con su recién adoptada compañera en un mundo post-guerra.


La inocencia del video está representada en tres elementos: el retrato de su madre, un lobo solitario cuyo instinto lo hace buscar alimento y compañía, y un pequeño de rasgos asiáticos, quien también sobrevivió a la tragedia. Tal como los niños que contemplan con total candor infantil cómo sus padres se abrazan y demuestran cariño en la sala del hogar  (¡cómo hace falta más de eso en este mundo!), este pequeño ángel observa a la pareja ejecutar su danza, en un momento congelado en el tiempo (tomo prestada esta frase de la perfecta Promise To Try, "frozen in time"), en el que la desesperanza es repentinamente reemplazada con unión y fortaleza. Así, en la última escena del video, la familia multicultural camina tomada de la mano, con el hermoso lobo como compañía agregada y bienvenida.


Moraleja de vida (nuestas vidas, sus vidas): luego del desastre y de soltar las últimas lágrimas luego de la pérdida total de posesiones e ilusiones por igual, es momento de explorar alrededor para ver la forma de continuar adelante. Si no podemos hacerlo, entonces es momento de crear un mundo completamente nuevo... Tal vez reinventarlo. La letra habla de dos almas uniéndose en un lugar luego del armagedón, pero en realidad el número no importa.


Ghosttown es una obra de arte en 5 minutos y medio y 35 milímetros. Música atractiva, perfecta dirección y una impoluta cinematografía tejen el mejor video de Madonna en años. Todavía falta mucho por explorar del álbum Rebel Heart, por supuesto. Mientras llegan más sencillos y grandes videos (esperemos), es hora de salir de nuestro propio pueblo fantasma y caminar a la luz más próxima. Algunos lo llaman simplemente 'continuar', pero en términos más amplios se trata de auténtico poder personal. El tango constantemente suena a alto volumen y espera ser bailado de la mejor forma posible.

¿Qué estamos esperando?



2 comentarios:

Carmen Vega dijo...

Amigo , que puedo decir - Madonna ya es una leyenda viviente del mundo del pop y la industria musical , así que , solo sigamos con su corriente y sigamos dejando que nos sorprenda con su arte y su música , mientras ella continué en la industria musical - Tus reseñas son muy buena y nos hacen echar un vistazo al pasado , y se agradece - magnifica !

David352009 dijo...

@Carmen:¡Así es Carmen! Larga vida a la Reina del Pop :) ♥

Artículos relacionados